Medio-Ambiente.info
Usuario Contraseña Recuerdame
      
Menú principal

· Inicio
· Mi Cuenta
· Salir
· Contactar

Medio Natural

· Información Ambiental
· Atmósfera
· Agua
· Suelo
· Biodiversidad
· Flora
· Fauna
· Paisajes Naturales
· Recursos Naturales
Impacto Ambiental

· Desastres y Accidentes
· Evaluación de Impacto
· Contaminación Atmosférica
· Contaminación del Agua
· Contaminación del Suelo
· Residuos
· Ruido
Política Ambiental

· Planificación Ambiental
· Medio Ambiente y Desarrollo
· Conservación de la Naturaleza
· Gestión de Espacios Naturales
Educación Ambiental

· Educación Ambiental
· Cursos y Masters
· Master Medio Ambiente
Legislación Ambiental

· Legislación Comunitaria
· Legislación Estatal
· Legislación Autonómica
· Legislación Local
Otros contenidos

· Enlaces de interés
· Nuestro Blog de Medio Ambiente
MGI Master en Gestión Integrada (Medio Ambiente, Calidad y Prevención)

RUIDOS EN LA CIUDAD, CONTAMINACION ACUSTICA URBANA
Enviado por: admin el Miércoles, 20 de Abril de 2005 - 08:59 PM CET
Ruido El ruido en Granada supera en más de 15 decibelios los límites legales
Cuando la ciudad parece silenciosa está rozando los niveles máximos
Mediciones realizadas en la ciudad considerada técnicamente como la más ruidosa de España
Por Juan Enrique Gómez )


Granada ocupa el primer puesto en la lista de las ciudades más ruidosas de España. La realidad del ruido en la ciudad, medido por IDEAL a lo largo de toda una jornada con la ayuda de instrumentos de medición sonora de la Asociación Granada contra el Ruido, no deja lugar a la duda. De forma casi generalizada se superan en 15 decibelios los máximos permitidos por la ordenanza municipal que regula las emisiones acústicas en el casco urbano, lo que supone unos niveles que pueden provocar serios problemas a la salud de los ciudadanos. Motos, autobuses urbanos, martilleos de obras, gritos y el paso sobre adoquines de los vehículos son las emisiones que han registrado valores más altos.
--------------------------------------------------------------------------------

La ciudad está en silencio. El centro de Granada, Puerta Real, parece tranquilo. Los ciudadanos afirman disfrutar de una mañana de paz y sosiego. Son las 11 horas del viernes 9 de febrero. El sonómetro, perfectamente calibrado, marca un nivel de 62 decibelios, sólo 8 menos que el máximo ruido permitido por la ordenanza municipal aprobada recientemente. «Estamos tan acostumbrados a la contaminación acústica de la ciudad que 62 decibelios, que está muy por encima de lo que se consideraría tranquilidad, de 20 a 30, nos parece una gloria para los sentidos», afirma Francisco Morales, presidente de la Asociación Granada contra el ruido que, sonómetro en mano, ha medido las emisiones acústicas de la ciudad.
La aparente tranquilidad dura poco tiempo. Al abrirse el semáforo de Puerta Real, la pantalla del sonómetro sube a 85 decibelios, 15 más que el máximo permitido. No ha pasado ningún vehículo preparado para destrozar tímpanos, sólo han iniciado la marcha, un coche, un autobús y una moto. El paso de los coches por ese punto, una vez iniciada la marcha, hace bajar las medidas a 78 decibelios, 8 más de los permitidos. Sólo un autobús urbano lanza la medida hasta 82 (el límite máximo es 70) El sonido ambiente del centro de Granada oscila entre 63 y 72, aún sobrepasa en 2 puntos el nivel máximo.
Muy cerca, en la calle Párraga, albaniles trabajan para adoquinar la calle, martillean de forma suave. De 55 decibelios (sin martillo) pasa a 70 (el máximo) en cada golpe. Los percutores para la apertura de zanjas ubicados en la calle Paz, superaron los 103 decibelios (a 140 el tímpano estalla).
El adoquinado del centro es una de las causas que ha llevado a Granada al primer puesto de las ciudades ruidosas. El paso de vehículos en la calle Alhóndiga supera con creces los límites, un camión de reparto dispara el sonómetro a 84, supera en 14 el máximo permitido, una furgoneta se sitúa en 81 y una moto no alterada en 75. «Estamos junto a un hotel, el paso intermitente de emisiones acústicas de este tipo puede romper los nervios a cualquiera», afirma Francisco Morales, mientras que pasa una moto de reparto de pizzas y el equipo de medición se dispara: 92 decibelios a pesar de ser un vehículo que, teóricamente representa a una empresa y puede ser perfectamente controlado.
Alhamar y Ronda
La calle Alhamar, a pesar de ser una zona comercial, está muy habitada. Sus niveles sonoros normales, sin coches, se sitúan entre 62 y 68. Sólo faltan dos puntos para el máximo, pero no hay que esperar demasiado para que al paso de una moto normal el nivel suba hasta 76. El paso de coches y gentes mantiene el sonómetro muy cerca del máximo. Los operarios que trabajan en la instalación de cables subterráneos no usan hoy sus martillos percutores.
El Camino de Ronda puede considerarse la vía más contaminada de la ciudad. Además de los humos de los coches, el ruido es impresionante. «Yo me tengo que poner una radio con música para poder estar aquí y que tape el sonido de la calle», afirma la vendedora de un quisoco de la ONCE. El paso de un autobús urbano junto al cruce de Recogidas marca la segunda medición más alta, 97 decibelios, 27 más de lo permitido. El cláxon de un coche, es la primera, 99 puntos. La totalidad del Camino de Ronda, en el paso normal de vehículos supera también en 4 el valor máximo legal.
-------------
--------------------------------------------------------------------------------

24 infracciones
Durante 15 minutos de la tarde del viernes se midió el paso de 63 motos. De ellas 24 rebasaron con creces el máximo permitido. La mitad de ellas rlo superaron en más de 10 decibelios.
Policías impasibles
Mientras se realizaban las mediciones, tanto por la mañana como por la tarde, algunas emisiones presuntamente ilegales se produjeron junto a agentes de la Policía Local. En ningún momento hubo actuación alguna por parte de los guardias. Afirmaron que no era esa la misión que se les tenía encomendada. Tras la puesta en marcha de la ordenanza sólo se ha realizado un control puntual contra los ruidos.

Niveles de ruidos
Vespa de la Policía Local: El paso de una moto policial por la calle Recogidas, sin activar la sirena, produce un sonido que sobrepasa en 13 puntos los máximos de ruido general para la zona que permite la odenanza municipal.

El patio del colegio: El sonido más alto registrado durante la mañana del pasado viernes fue el provocado por el griterío de los escolares de un colegio público del centro de la ciudad. Llegó a 109 decibelios, 39 más del máximo permitido.

El camión del tapicero: A pesar de estar totalmente prohibido, algunos vendedores ambulantes utilizan altavoces en sus vehículos como reclamo publicitario. El camión del tapicero, por la calle Alhamar, lanza el sonómetro a 11 puntos más de los autorizados.

Calle peatonal: La calle Mesones podría ser de las más tranquilas por la inexistencia de coches. Nada más lejos de la realidad. Su nivel de ruedo oscila entre 62 y 64, le falta muy poco para la ilegalidad.

Teléfono móvil: El timbre de un móvil junto a nosotros, en una calle de Granada tambi´én podría considerarse ilegal, ya que supera en 3 el nivel de la ordenanza.

Cafetería: El interior de una cafetería a media mañana, con una ocupación media de clientes, produce sonidos que oscilan entre lo legal y lo ilegal (entre 67 y 73) aunque no existe normativa que regule las emisiones acústicas en el interior de establecimientos.





 
Contenidos: © Medio-Ambiente.info, 2009 | Nuestros otros sitios: Recursos-Humanos.biz / Riesgos-laborales.org | Diseño web: Iniziar