Medio-Ambiente.info
Usuario Contraseña Recuerdame
      
Menú principal

· Inicio
· Mi Cuenta
· Salir
· Contactar

Medio Natural

· Información Ambiental
· Atmósfera
· Agua
· Suelo
· Biodiversidad
· Flora
· Fauna
· Paisajes Naturales
· Recursos Naturales
Impacto Ambiental

· Desastres y Accidentes
· Evaluación de Impacto
· Contaminación Atmosférica
· Contaminación del Agua
· Contaminación del Suelo
· Residuos
· Ruido
Política Ambiental

· Planificación Ambiental
· Medio Ambiente y Desarrollo
· Conservación de la Naturaleza
· Gestión de Espacios Naturales
Educación Ambiental

· Educación Ambiental
· Cursos y Masters
· Master Medio Ambiente
Legislación Ambiental

· Legislación Comunitaria
· Legislación Estatal
· Legislación Autonómica
· Legislación Local
Otros contenidos

· Enlaces de interés
· Nuestro Blog de Medio Ambiente
MGI Master en Gestión Integrada (Medio Ambiente, Calidad y Prevención)

Aspectos generales de la energía eólica marina
Enviado por: admin el Miércoles, 06 de Julio de 2005 - 08:58 PM CET
Contaminación del agua El aprovechamiento energético de la fuerza del viento mediante la instalación de aerogeneradores en puntos concretos caracterizados por fuertes vientos durante todo el año destaca actualmente como una de las energías limpias o renovables que mayor auge, tanto en crecimiento como en desarrollo técnico ha sufrido en los últimos años

El aprovechamiento energético de la fuerza del viento mediante la instalación de aerogeneradores en puntos concretos caracterizados por fuertes vientos durante todo el año destaca actualmente como una de las energías limpias o renovables que mayor auge, tanto en crecimiento como en desarrollo técnico ha sufrido en los últimos años. Según el informe "Viento en popa" presentado por Greenpeace en la Conferencia Eólica Europea celebrada recientemente en Madrid EWEC 2003, "el desarrollo de las energías renovables es una necesidad global, pues es preciso comenzar la sustitución de los combustibles fósiles por fuentes limpias de generación con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 de manera drástica".

En el caso concreto de España, la energía eólica destaca a nivel internacional; además de ser la energía renovable que más ha despuntado, es el segundo país con mayor potencia instalada. Por otro lado, España sigue incumpliendo el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera. El objetivo fijado fue que en el año 2012, la emisión de gases contaminantes sólo crecería un 15% respecto a 1990, pero lo cierto es que actualmente continúa estando un 17% por encima del límite, siendo el sector de la energía el más contaminante.

Por este motivo, según el informe citado anteriormente, es preciso potenciar la energía eólica como energía alternativa y, dentro de esta, a la producida mar adentro (energía eólica marina), donde la velocidad del viento es más fuerte y predecible, sobre todo cuando los emplazamientos para instalar energía eólica en tierra empiezan a escasear y se estima que en España no será posible superar en el futuro los 13.000 MW, cuando en la actualidad existen 5.000 MW.

Este tipo de energía se encuentra muy desarrollada en Dinamarca, pero aquí todavía no existe ni un solo generador instalado, por lo que puede considerarse una novedad en el aprovechamiento energético de las fuerzas naturales, a pesar de que las últimas investigaciones y desarrollos técnicos la han situado al mismo nivel de competitividad que otras tecnologías de producción de energía. Según datos de Greenpeace, en la Península Ibérica sería posible instalar 25.000 MW de potencia hasta el año 2030, para generar 62.500 millones de KW/h-año, los cuales evitarían la emisión anual de unos 25 millones de toneladas de CO2 .

Los parques existentes actualmente se encuentran en zonas poco profundas, distantes de rutas marítimas, áreas de enlace por microondas, zonas militares, espacios de especial interés ornitológico o natural en general, etc. y alejados de la costa un mínimo de 2 Kilómetros, para aprovechar mejor el régimen de vientos, de características diferentes a los vientos en tierra. En el mar, el viento se encuentra con una superficie de rugosidad variable, las olas, y sin obstáculos como islas, islotes, etc., lo que implica que la velocidad del viento no experimenta grandes cambios al variar la altura del aerogenerador, por lo que pueden emplearse torres más bajas que en tierra. Además, el viento es generalmente menos turbulento que en tierra, por lo que en un aerogenerador situado en el mar se puede esperar un periodo de trabajo útil mayor que en otro situado en tierra.

El primer parque eólico marino, compuesto por 11 aerogeneradores de 450 kW, se construyó en Dinamarca en 1991 al norte de la isla de Lolland, en el mar Báltico y, en el 2002, tras la puesta en marcha de varios parques con distinta potencia, se inauguró el parque de Horns Rev, el más grande del mundo con 80 aerogeneradores con una potencia instalada de 160 MW. Este país cuenta con el "Plan de acción sobre energía, Energía 21", según el cual 4.000 MW de energía eólica serán instalados en emplazamientos marinos antes del año 2030, que se sumarán a otros 1.500 MW instalados en tierra para lograr cubrir más del 50% del consumo energético del país, todo ello con una inversión prevista de unos 7.000 millones de euros.

Tras los resultados prácticos obtenidos en este país, se puede concluir que, a pesar de que la instalación en el mar de instalaciones de similares características, precisa una inversión inicial muy superior, incluso el doble, la producción de electricidad es más estable y un 20% superior a las ubicadas en tierra y la vida útil del parque, con un buen mantenimiento, puede llegar a duplicarse.

En el resto de Europa destacan algunos proyectos ambiciosos, entre los que se encuentran la instalación a largo plazo en el Reino Unido de 3.000 aerogeneradores en sus costas este y oeste con capacidad para abastecer al 15% de la población británica. En Alemania se prevé la instalación de 60.000 MW antes de 2025 e Irlanda ha a probado la construcción del mayor parque eólico del mundo el mar de Irlanda, al sur de Dublín, con una producción de 520 MW, equivalente al 10% de las necesidades energéticas del país.

En el caso de España, existen varios enclaves marinos realmente estratégicos, como son el Estrecho de Gibraltar, Cabo de Creus, Delta del Ebro, zonas de la costa gallega, etc., pero en general, la costa española no es muy adecuada por la extrema profundidad de sus mares. Existe un proyecto consistente en instalar 276 aerogeneradores a unos 18 kilómetros del cabo de Trafalgar, entre Barbate y Conil en Cádiz, con una potencia de 1.000 MW. En estos momentos, el proyecto, auspiciado por la Diputación de Cádiz y apoyado por un grupo de empresas entre las que destaca la compañía Energía Hidroeléctrica de Navarra EHN como socio mayoritario, se encuentra en fase de autorización por el Ministerio de Economía.

Durante la elaboración de este proyecto se han contemplado aspectos medioambientales tales como la mínima posibilidad de afectar al intenso tráfico de aves migratorias entre África y Europa, se incluye la construcción de arrecifes artificiales en la base de los molinos y jaulas para la acuicultura. Además, la zona prevista se encuentra a unos 18 kilómetros de la costa lejos de las rutas marítimas, eliminando el impacto visual de la instalación, ya que a partir de 10 kilómetros, por la curvatura del horizonte, apenas son perceptibles.

El proyecto contempla la instalación de los aerogeneradores más grandes del mercado, con 104 metros de altura, con aspas de 50 metros de largo que puede generar una potencia de entre 2,5 y 5 MW, sobre la plataforma marítima gaditana a unos 25 metros de profundidad, mediante un novedoso sistema de autoanclaje ideado para la ocasión, menos agresivo que el que se utiliza hasta ahora. Todo ello supondrá una inversión 1.650 millones de euros.

En oposición al proyecto se encuentran por un lado los representantes de la flota de Barbate y Conil, al entender que supone un riesgo para la pesca artesanal y las rutas migratorias de los atunes y, por otro, las autoridades locales, que mantienen que el impacto visual retraerá a los turistas.

Uno de los aspectos que está reduciendo los costes de la instalación de estos aerogeneradores es la optimización de los sistema de anclaje y cimentación al terreno. Inicialmente se realizaban mediante hormigón con cimentación por gravedad, construyendo en dique seco grandes estructuras que posteriormente se fijaban al suelo y se rellenaban con grava y arena. Un diseño posterior, el monopilote, consiste en perforar el lecho marino con un diámetro de 3,5 a 4,5 metros y una profundidad de 10 a 20 metros, donde se introduce un gran cilindro metálico que sirve de base a la torre. Actualmente se emplea una técnica de gravedad + acero, fruto de combinar las dos anteriores. En caso de aguas profundas, se emplean trípodes de tres patas anclados al suelo.

Finalmente, los parques eólicos se conectan a tierra por cables submarinos enterrados para reducir el riesgo de daños ocasionados por equipos de pesca, anclas, etc. En zonas estratégicas del parque existen, entre otras instalaciones de servicio, centros de transformación que traducen la baja o media tensión a alta, para favorecer el transporte hasta la costa. Si la distancia a tierra es superior a los 30 Km. es posible emplear conexiones de corriente continua en alta tensión. Una vez en tierra, tan solo resta conectar la línea eléctrica con la red de distribución existente.

Redacción Ambientum


 
Contenidos: © Medio-Ambiente.info, 2009 | Nuestros otros sitios: Recursos-Humanos.biz / Riesgos-laborales.org | Diseño web: Iniziar