Medio-Ambiente.info
Usuario Contraseña Recuerdame
      
Menú principal

· Inicio
· Mi Cuenta
· Salir
· Contactar

Medio Natural

· Información Ambiental
· Atmósfera
· Agua
· Suelo
· Biodiversidad
· Flora
· Fauna
· Paisajes Naturales
· Recursos Naturales
Impacto Ambiental

· Desastres y Accidentes
· Evaluación de Impacto
· Contaminación Atmosférica
· Contaminación del Agua
· Contaminación del Suelo
· Residuos
· Ruido
Política Ambiental

· Planificación Ambiental
· Medio Ambiente y Desarrollo
· Conservación de la Naturaleza
· Gestión de Espacios Naturales
Educación Ambiental

· Educación Ambiental
· Cursos y Masters
· Master Medio Ambiente
Legislación Ambiental

· Legislación Comunitaria
· Legislación Estatal
· Legislación Autonómica
· Legislación Local
Otros contenidos

· Enlaces de interés
· Nuestro Blog de Medio Ambiente
MGI Master en Gestión Integrada (Medio Ambiente, Calidad y Prevención)

Gases tóxicos en el valle de México.
Enviado por: admin el Jueves, 07 de Julio de 2005 - 06:43 PM CET
Contaminación Atmosférica Estudios de laboratorio demuestran que los gases tóxicos conocidos como formaldheídos y acroleína, que forman parte de la contaminación que sufre el valle de México

Estudios de laboratorio demuestran que los gases tóxicos conocidos como formaldheídos y acroleína, que forman parte de la contaminación que sufre el valle de México, causan lesiones severas al organismo que pueden causar cáncer, afirmo Julieta Herrera investigadora del departamento de Morfología dl IPN, la especialista indicó que estos gases se encuentran registrados en los monitores ambientales dentro del grupo de los hidrocarburos, el cual esta compuesto en un 90 % por formaldehídos y un 5% mas se refiere a la acroleína.

Estos reactivos producen daños severos al sistema nervioso, endocrino, respiratorio, cardiovascular, linfático, así como al hígado y al sistema reproductor masculino llegando a provocar esterilidad, ya que inhibe la producción de espermatozoides, padecimiento mejor conocido como azoospermia.

Herrera dijo que desde hace dos años el IPN, ha realizado este tipo de estudios con ratas de laboratorio para lo cual se tomaron como referencia dos investigaciones realizadas en Francia e Israel, en donde se describen los síntomas por exposición a estos gases.

"¡Nosotros usamos formaldehídos y acroleína como reactivos y fijadores en los órganos, por eso nos sorprendió que estos gases causaran daños tan serios cuando nosotros los manejábamos casi cotidianamente sin saber consecuencias! Apuntó.

La primera fase de la investigación se realizó en torno a los formaldehídos que son gases que emiten generalmente industrias petroleras, de cosméticos y detergentes con un lote inicial de 30 ratas, los investigadores mexicanos procedieron a la intoxicación con dosis tomadas de los reportes de monitoreo atmosférico que van desde 10 partes por millón (ppm) por Kg, de peso corporal hasta 50 ppm aunque Herrera aclaró que en épocas de contingencia ambiental se llegan a registrar hasta 100 ppm por Kg de peso.

Esta dosis se aplicó por inhalación durante seis meses por dos horas cinco veces a la semana, y los resultados pusieron de manifiesto daños tales como inflamación crónica, dilatación y congestión de vasos sanguíneos, pérdida de tejido, edema (o acumulación de agua) y lesiones a las denominadas "neoplasias" es decir, cáncer como orgánico.

Curiosamente fueron las ratas macho mucho las más susceptibles a los formaldehídos "por cuestiones hormonales y nerviosas; las hembras son más resistentes a los contaminantes" agregó.

El gas de "olor picante."



La otra parte de este grupo de gases conocidos como aldehídos lo forma la acroleína, que es ese compuesto que identificamos como "olor picante que irrita los ojos" cuando los niveles de contaminación se elevan.

Aunque su proporción dentro de los hidrocarburos apenas alcanza el 5 %, es un gas nocivo aún mas que los formaldehídos.

De acuerdo con los estudios de Julieta Herrera, además de ocasionar los mismos daños que los formaldehídos pero en un grado de severidad, mayor también produce lesiones al sistema cardiovascular. Pues predispone a infartos del miocardio.

Es un gas sumamente difícil de conseguir para pruebas de laboratorio por lo que el IPN tuvo que importarlo para realizar sus investigaciones.

"Te das cuenta desde la forma en la que viene empacado; que se trata de algo muy peligroso,. Cuando nos llegó la caja tenía varias envolturas antes de encontrar el frasco con la acroleína y con solo destaparlo empiezas a sentir ese olor picante" explicó Herrera.

Debido a lo peligroso que puede ser manejarlo en instalaciones que no cuentan con el equipo y acondicionamiento necesarios, los investigadores del IPN, tuvieron que aplicar dosis de gas por vía oral introduciéndola directamente al sistema digestivo.

Aunque esta situación no es equiparable a la inhalación de gas, se debe tomar en cuenta que las ratas sólo recibieron una dosis de 25 miligramos por kilo de peso corporal, mientras los capitalinos respiran la misma cantidad continuamente.

El impacto del gas en los cuerpos de las ratas fue definitivo e incluso la investigadora reconoció que " no nos imaginábamos qué tan tóxica era la acroleína"

Lo anterior quedó demostrado cuando 10 de las 30 ratas murieron, lo cual indica que en épocas de contingencia los seres humanos corren un riesgo muy alto de recibir una lesión grave en el organismo e incluso adquirir eventualmente la muerte, dependiendo de la susceptibilidad, de capa persona al gas.

Y aunque no se ha podido establecer una relación directa por medio de la ciencia, el índice de personas que adquieren cáncer en la ciudad de México, ha aumentado en los últimos años y algunos científicos no descartan la posibilidad de que este incremento tenga que ver con la contaminación.




 
Contenidos: © Medio-Ambiente.info, 2009 | Nuestros otros sitios: Recursos-Humanos.biz / Riesgos-laborales.org | Diseño web: Iniziar