Medio-Ambiente.info

Aprobada la declaracion de impacto medio ambiental de la planta desaladora de Barcelona

Artículos / Evaluación de impacto
Fecha: 01 Jul 2005 - 11:29 AM
El Ministerio de Medio Ambiente ha publicado hoy las declaraciones de impacto ambiental que dan el visto bueno a la construcción de la planta desaladora de Barcelona, que se construirá en el Delta del Llobregat, y la ampliación de la que existe actualmente en Blanes (Girona).


El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado las dos resoluciones de impacto ambiental, que descartan que los proyectos provoquen efectos adversos sobre el medio ambiente, ni en las ocho alternativas previstas para la desaladora de Barcelona ni en las tres planteadas para ampliar la de Blanes.

En el caso de la desaladora de Barcelona, que proporcionará 60 hectómetros cúbicos de agua anuales, el estudio da el visto bueno a las ocho opciones que se barajan para ubicarla, todas ellas situadas en el Delta del Llobregat.

Además, el informe concluye que los dos sistemas de captación que se están estudiando para construir la desaladora, uno mediante una tubería submarina y otro por drenajes horizontales, comportan un impacto ambiental similar, el primero concentrado en la fase de obras y el segundo en el funcionamiento de la planta.

La declaración de impacto ambiental incorpora al proyecto un plan de vigilancia ambiental sobre el vertido de salmueras y prevé la recuperación de los edificios del antiguo cuartel de Carabiners y del antiguo faro El Semáfor para usos educativos de carácter ambiental y de recuperación patrimonial.

Antes del inicio de las obras de construcción de la nueva planta desaladora, el estudio propone también la elaboración de un plan de gestión de residuos.

La resolución propone estudiar con profundidad el impacto de la desaladora sobre el fondo marino, aunque reconoce que es de "poca intensidad" y descarta que la construcción de esta planta afecte a la propuesta de incluir algunos espacios del Delta del Llobregat en la Red Natura 2000.

Asimismo, el estudio sobre el proyecto de ampliación de la desaladora de Blanes, en el delta del río Tordera, señala que dos de las alternativas que se barajan para la captación de aguas tienen efectos "mínimos" sobre el medio ambiente, mientras que el tercero comporta impactos no significativos, "siempre que se tengan en cuenta los controles y medidas correctoras".

Por este motivo, el informe recomienda que, en el caso de que se opte por la tercera alternativa, se tengan en cuenta las medidas correctoras que se apuntaron como respuesta a las alegaciones presentadas en el período de información pública.

La desaladora de Blanes permitirá obtener 10 hectómetros cúbicos de agua al año, que se añadirán a los otros 10 que la planta produce actualmente.

Agencia EFE



Este artículo viene de Medio-Ambiente.info
http://medio-ambiente.info/

La URL de esta historia es:
http://medio-ambiente.info/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=362